sábado, 13 de febrero de 2010

1er encuentro gastronómico


1er encuentro gastronómico
Díaz-García / Macián-Roa
Portada original de la primera minuta



En este día hacemos realidad un experimento, un juego, una ilusión... nacido de la afición por la cocina, y con la pretensión de mejorar, y sobre todo de pasarlo muy bien.

Vamos con el menú de esta noche....

Interior de la minuta



Entrantes
· Ibéricos
· Ensalada de salmón y Queso
Primer Plato
Postre
Bebidas
· Cava, Vino, Agua y Licores


Sin duda alguna, la experiencia salió mejor que bien, con unas ganas de repetir que no os podéis imaginar. Creo hablar en nombre de todos cuando digo que disfrutamos de la comida y de la compañía en cada momento de la velada.

Un saludo.

Bocaditos de Vieira y Gamba


Receta perteneciente al 1er encuentro (13/02/2010)

Digamos antes que nada que esto son unas croquetas de toda la vida, llamadas en este caso bocaditos por su tamaño y por hacerlo mas fino, y que para la ocasión me gusta más.
Reconozco que esta receta me ha valido para animarme a experimentar con las croquetas y su gran variedad de ingredientes, debido al éxito que tuvieron.




Ingredientes:
· 1 puerro
· 3 ó 4 vieiras.
· 250 g. de gamba (o gambón)
· 60 g. de mantequilla (aprox.), aceite de oliva.
· 4 cucharadas de harina (unos 65-70 g.)
· 600 ml. leche.
· sal, nuez moscada.
· Pan rallado, huevo.




Preparación:

Cortamos finamente el puerro y lo ponemos a pochar con la mantequilla, un chorrito de aceite de oliva y sal.
Pelamos, mientras tanto, las gambas reservando las cabezas, limpiamos las vieiras (si las hemos comprado enteras) y las picamos con un buen cuchillo, junto con las colas de gamba lo más pequeño posible.
Una vez pochado el puerro añadimos las gambas y las vieras dándoles un par de vueltas, que se hagan en cuanto apenas, se retiran de la sartén y se incorpora la harina, removiendo vamos dejando que se tueste un poco.
Ponemos las cabezas de gamba y las peladuras de sus colas con la leche y las dejamos calentar muy suave unos 5 minutos. Colamos estrujando muy bien las cabezas, para que suelten todo su sabor.
Añadimos la leche caliente a la harina poco a poco, en dos o tres veces, y sin parar de dar vueltas para evitar que se formen grumos, añadimos un poco de nuez moscada y sal si le hiciera falta. Cuando la masa esté terminada (se despega de la sartén facilmente) tendremos que dejarla templar en un recipiente amplio, para luego meterla a enfriar en la nevera.



Si podemos hacer la masa de un día para otro, mejor; la masa reposada y bien fría se maneja mejor para formar las croquetas.
Ya solo nos queda ir formando bolitas no muy grandes, pasarlas por pan rallado ligeramente, huevo y otra vez por pan rallado (esta vez más capa) antes de freírlas.



Esto hace que la croqueta tenga una capa bastante crujiente y consistente al morderla. 
Buen provecho.


Solomillo relleno en hojaldre y salsa de ibérico


El solomillo envuelto en hojaldre, también conocido como solomillo Wellington, es una forma muy cómoda de hacer esta carne al horno, con menos peligro que otras de que se quedé seco. Con un poquito de relleno le damos además, otro toque.


Ingredientes

- 1 solomillo de cerdo
- 1 lámina de hojaldre
- 6 ó 7 cortadas de bacon
- Aceite de oliva, sal y pimienta
- Jamón York y queso

- 80-100 g. de Jamón ibérico
- 200 ml. de nata para cocinar
- Sal, pimienta



Preparación

Pasar por la plancha o sartén el solomillo salpimentado para sellarlo, con un par de minutos es suficiente, aunque esto he leído que no sirve realmente para nada, yo lo sigo haciendo, será costumbre.
Con un buen cuchillo cortamos horizontalmente, a lo largo, el solomillo y lo abrimos como si fuera un libro para rellenarlo. Yo rellené éste en concreto con un poco de jamón york y queso, y una esquinita con un poquito de Foie, para probar (buenísimo de las dos formas). Lo volvemos a cerrar y lo colocamos sobre las cortadas de bacon extendidas trasversalmente, lo enrollamos con ellas, ahora lo colocamos sobre la lámina de hojaldre envolviéndolo con ella y cerrando bien por los extremos. Si el solomillo es grande, como es el caso, habrá que estirar un poco el hojaldre, con un rodillo, para envolverlo todo bien.


Lo podemos pintar con huevo batido, para que luego se quede dorado.
El hojaldre pintado con huevo y un poco de sal por encima

Precalentar el horno a 200º.
Con el horno ya caliente, introducimos el "paquete" durante aproximadamente 20 minutos, cuando el hojaldre está dorado, ya lo tenemos hecho. Lo dejamos templar unos minutos, y cortamos en rodajas gruesas, unos 3 centímetros por lo menos, para emplatar.

Así sale del horno.
 
Realmente queda tan jugoso como parece

Para la salsa de ibérico, maravilloso invento de mi amigo Juan (que si no lo nombro, para una cosa que hace en la cocina, no me hubiera dejado publicarla) trituramos el jamón ibérico con un poco de nata para cocinar, lo ponemos al fuego en una sartén, si tenemos un poco de grasa de pato (de algún confit que hayamos guardado, por ejemplo) se lo añadimos, le da muy buen sabor, si no tampoco pasa nada.
Llevamos a ebullición suave y bajamos el fuego al mínimo dejando que vaya soltando todo su sabor el jamón, vamos añadiendo nata hasta conseguir la textura de salsa preferida. En menos de 5 minutos está lista.
Tener en cuenta que al enfriar espesa un poco, rectificar de sal si le hace falta y listo. Si al final se ha quedado demasiado densa, solo hay que añadir un poco más de nata.

Buen provecho,
Saludos.

Mousse de naranja


Receta perteneciente al 1er encuentro realizado el 13/02/10.


    Esta receta tan fácil de hacer, es la que he elegido como postre para rematar el menú, así tenemos algo refrescante y a la vez un poco de fruta.
    
    Fijaros que apetitoso...



    

    Con estas cantidades salen, aproximadamente, unas seis raciones.


Ingredientes
  •  3-4 naranjas (300 ml. aprox.)
  •  2-3 huevos (150 g.)
  •  90 g. de azúcar
  •  4 hojas de gelatina
  •  200 ml. de nata para montar




Preparación

 



    Siguiendo los pasos en las fotos, después de exprimir el zumo de naranja, se separan las yemas de las claras, y se bate bien las primeras con el azúcar hasta que queden espumosas.

    Luego, calentamos un poco del zumo de naranja para disolver las hojas de gelatina, previamente hidratadas en agua fría. Una vez bien disuelta la gelatina, se mezcla con el resto del zumo y un poco mas tarde, con las yemas batidas.

    Mientras se enfría todo lo anterior, montamos la nata y seguidamente la vamos añadiendo poco a poco.

    Montar, por último, las claras a punto de nieve bien firmes, e incorporar con movimientos envolventes, no batir, a toda la mezcla anterior.


    Ya solo queda colocar en unos cuencos o copas bonitas y dejar enfriar en la nevera, por lo menos 2-3 horas.

    Buen provecho.